¿Sabías que cuando comemos piña ella también nos está comiendo?

Decir que “cuando comemos piña ella también nos come a nosotros” suena hasta cierto punto ilógico y tonto, pero es más cierto de lo que te imaginas. Si no me crees recuerda las tantas veces que has comido piña ¿recuerdas haber sentido una extraña sensación  de ardor o comezón en tu lengua? Ahora bien, ¿Por qué sucede esto? Pues resulta que la piña contiene bromelina la cual es una sustancia que se encarga de digerir las proteínas, Cuando esta sustancia entra en íntimo contacto con la piel de nuestra boca, en realidad se dedica a descomponer proteínas, lo que a su vez nos causa dolor y la inflamación del tejido.

¿sabías que la piña nos come mientras nosotros la comemos a ella?

En realidad cuando comemos piña prácticamente las enzimas se comen la superficie de nuestra lengua y sus alrededores.

Si aún no me crees, déjame contarte que es tanto el poder la bromelina que en muchos mercados la usan para ablandar carnes.

Pero tampoco tienes porque preocuparte, ya que las enzimas de la piña no son perjudiciales para el ser humano y también hay que recordar que nuestra lengua reconstruye rápidamente todas las proteínas que la piña se come.

Ahora ya sabes que cuando terminas de comer esas deliciosas rodajas de piña ella también ha comido tu boca.